Helsinki

El sol de medianoche es un hecho ciertamente curioso para alguien que no lo ha vivido nunca.
Hasta más o menos medianoche hay suficiente luz como para leer en la calle (sin arrimarte a una farola). Luego, a partir de las 3 de la mañana, es pleno día. Si estas durmiendo (lo normal a esas horas) y por casualidad abres un ojo, te pegas el susto padre: “me he quedado dormido!!!”. Algunos (como yo) siguen durmiendo hasta el proximo sobresalto, otros pillan insomnio…

Estuve en Helsinki (Finlandia) desde el 21 de junio hasta el 23 por una reunión del equipo de trabajo del IMDP. La reunión estuvo muy bien, tanto por lo laboral (avanzamos mucho en el proyecto, ahora tenemos claro los pasos a dar) como por lo social y cultural.
La ciudad (y lo poco que ví del país) es muy bonita, pegada al mar (hay muelles y embarcaderos casí en cada esquina), de calles anchas y arquitectura sobria pero interesante (en la foto, la catedral en la plaza del Senado). Salimos a cenar las dos noches a dos sitios muy recomendables.
El primer restaurante era “de diseño” (el Maxill). En el tomamos unas planchas (como fondue, pero con una plancha de piedra para cocinar la comida) de pescado y carne. Muy bueno. Tuvo gracia el hecho de descubrir un vino del Penedès buenisimo tan lejos de casa: Parés Baltá Mas Elena 02. 100% recomendable.
La “noche” siguiente fuimos a un restaurante de categoría (el NJK), situado en una isla en una de las incontables bahías de Helsinki. El sitio es precioso, tanto por el local (una antigua villa) como por las vistas. La cena estuvó bien, salvo por el salmón (buenisimo pero insignificante, apenas 5cm cuadrados!) y el vino (un chardonnay neozelandés que no era nada de nada…)

El viaje tuvó la “anecdota” en el hecho que en Heathrow (en transito a Helsinki) me perdieron la maleta. Mientras esperaba el avión y alegremente me compraba una botella de Lagavulin Double Matured “The distiller’s edition” (sin duda el mejor whisky que he probado en mi vida), los operarios del aeropuerto se encargaban de que tuviera que comprar ropa de urgencia en Helsinki. Me la devolvieron (entera) la tarde antes de irme (por lo menos pude cambiarme de pantalones y zapatos para la cena del NJK).

La verdad es que pasar un par de semanas en Finlandia en verano tiene que estar muy bien: no es muy caro (para ser un país escandinavo), es muy bonito y tiene una temperatura muy agradable (no pasan de 25ºC)… Y tienen mucha luz!

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: